sábado, 27 de febrero de 2016

La supernova olvidada

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy cercana...

¡Uy, no! ¡otra nota de Star Wars! Tranquilos: dice "cercana". Se trata de una vieja conocida, una de las galaxias magníficas del hemisferio austral: Centaurus A (NGC 5128). La luz de sus millones de soles partió en viaje intergaláctico hace 12 millones de años. Es mucho tiempo, pero aun así Centaurus A es una de las galaxias más cercanas a la nuestra. En el año 2013 le hice una linda foto, que recientemente reprocesé y quería compartir aquí. En lo que dura un partido de fútbol mi cámara registró pacientemente cada añejo fotón, mientras el telescopio seguía el lento camino de la galaxia en el cielo del otoño. Bajenlá, que está en HD:


Vale la pena recordar que todas las estrellas individuales de esta foto pertenecen a la Vía Láctea. Centaurus A aparece como una nube de estrellas indiferenciadas, surcada por una brecha oscura de polvo interestelar y luz enrojecida de las estrellas de adentro. Es una galaxia peculiar, como ya hemos comentado. Una galaxia que se comió a otra, y todavía la está digiriendo...

Bueno, en esa foto del 2013 todas las estrellas individuales son de la Vía Láctea. Pero hace 12 millones de años una de las estrellas gigantes de Centaurus A dijo: hasta aquí llegó mi amor. Millones de años convirtiendo hidrógeno en helio. Cien mil años transmutando helio en carbono y oxígeno, cien años fabricando neón, un añito haciendo magnesio y sílice... hasta que, en un día, todo el sílice se convierte en hierro, ay ay ay ¡BANG! En una fracción de segundo el núcleo de la estrella (una esfera de hierro más pesada que el Sol) colapsa bajo su propio peso porque, rarezas de la física nuclear, el hierro es incapaz de fusionarse, fijate un poco. Al colapso sigue una explosión tan intensa que puede verse desde el otro lado del universo.

Doce millones de años después, el 8 de febrero pasado, un aficionado australiano hace una foto de la galaxia y descubre la estrella nueva. Justo era feriado así que no perdí tiempo y el 9 la fotografié. Ahora la muestro, no sin advertir que no es fácil distinguirla. Notarán que hay una estrella de la Vía Láctea justo superpuesta a la franja de polvo de Centaurus A. La supernova está muy, muy cerquita, y en mi foto apenas se la distingue. Empiezo con ésta, donde puse un recuadro con un zoom sobre ambas estrellas:


La supernova se ve como un granito coloradito pegado a la estrella blanca. Parece que la estrella explotó bien dentro de la nube de polvo, lo cual atenuó y enrojeció mucho su brillo (como ver el Sol detrás de un incendio). Como tenía la foto de 2013 pude hacer una comparación:


Y también una comparación animada:


Centaurus A es una de las galaxias más estudiadas del cielo, así que rápidamente identificaron la estrella precursora de la explosión en fotos anteriores. También en seguida se analizó su espectro, clasificándola como un tipo muy raro de supernova, llamado IIb (se dice "dos be"). ¿Neutrinos? Por ahora, ni noticia. Si me entero de algo interesante ya lo contaré.

En esta página dedicada a SN2016adj pueden ver otras imágenes, algunas mejores que la mía. La del descubrimiento es la de Peter Marples, y hay varias de "predescubrimiento", como suele ocurrir. Parece que la supernova ya estaba allí a fines de enero. En imágenes de esta semana obtenidas por Eric González, del Observatorio de La Punta, ya no se ve la supernova. Si bien la observación fue difícil por la proximidad de la otra estrella, la fotografía era perfectamente posible con equipo aficionado y exposiciones de un par de minutos o menos, inclusive desde una ciudad. Sólo hacía falta un buen telescopio y un foco y un seguimiento impecables, ya que la separación entre la supernova y la vecina es de apenas 4". Mariano Ribas comentaba esta semana su sorpresa de que, a pesar de ser una supernova tan cercana y en una galaxia tan marketinera, haya tenido tan poca prensa o, siquiera, repercusión entre los aficionados australes (por eso el título de la nota). La supernova anterior en Centaurus A fue en 1986. Será cuestión de esperar otros 30 o 40 años. Para llegar en forma, esta semana empecé a ir al gimnasio.

¡Si tienen fotos de SN2016adj, pongan links en los comentarios así las vemos!

Compartir:

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta entrada. Son estos eventos los que me hacen dudar sobre si he invertido demasiado en oculares. Tal vez el destino de todo aficionado a la astronomía es dar el salto hacia la astrofotografía.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guillermo. Me llama la atención que la denominación de la supernova tenga tres letras: adj. Según la regla de designación, siguiendo el alfabeto, significaría que en apenas poco más de un mes se detectaron este año 26x5+10=140 supernovas!! ¿Es así o me equivoco con el cálculo y/o con la forma de aplicar la regla?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es impresionante, ¿no? A mí también me sorprendió. En realidad tu cuenta se quedó corta. El número es 26 (desde A hasta Z) + 26*26 (aa...az, ba...bz, ..., za...zz) + 26*3 (aaa...aaz, aba...abz, aca...acz) + 10 (ada...adj) = 790.

      Los sistemas automáticos están acelerando enormemente el descubrimiento de supernovas, galaxias y cuerpos menores. Enormemente. Pensar que SN1987A (en la Nube Mayor de Magallanes) fue descubierta el 24 de febrero, y fue la primera de su año.

      Si te fijás en Bright supernovae tenés un link a la estadísitica de este año. Me acabo de fijar, y para el año 2016 ya llevamos 1378 supernovas y 7 novas extragalácticas. Los principales descubridores son Pan-STARRS (1062 objetos) y Gaia (108). La mayor parte de los cometas también los está descubriendo Pan-STARRS.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...