sábado, 7 de enero de 2017

Pobrecito el Supersol

Toda la prensa se la lleva la Superluna y del Supersol nadie se acuerda: el miércoles pasado fue el día del Supersol.

Efectivamente, en su órbita ovalada la Tierra pasa una vez por año por un punto de máximo acercamiento al Sol. Se llama perihelio, y ocurre alrededor del 4 de enero. En esta ocasión fue el día 4 a las 11:18 hora argentina. A 147 100 998 km, lo vimos ocupando 32 minutos con 31.8 segundos de arco en el cielo, un 3% más grande que en julio pasado, durante el máximo alejamiento (el afelio):


Estas son fotos reales, obtenidas por el observatorio solar espacial SDO, que las pone en la web en tiempo real. El Sol está en su período de mínima actividad ¡y no tiene ninguna de las habituales manchas! Pero el SDO toma fotos en otras longitudes de onda además de la luz visible, y ahí sí podemos ver su dinámica. La imagen de aquí al lado muestra, a la misma hora y en rayos UV, un enorme "agujero coronal" en la atmósfera solar.

Volviendo al Supersol, se ve que es un efecto aún menor que la diferencia entre la Superluna y la Miniluna, pero bueno, ahí está. Ya hemos hablado del él en el blog, y no tiene ninguna relación con las estaciones.

Naturalmente, al ser el punto de máximo acercamiento al Sol, es el punto de máxima velocidad de la Tierra. Así que si te sentiste un poco mareado el día 4 ya sabés a quién culpar: al perihelio. Ahora, si venís mareado desde Año Nuevo, es otra cosa.

A propósito, el perihelio marca el comienzo de mi año astronómico favorito: el año anomalístico, que se cuenta de un perihelio al siguiente. Así que

¡FELIZ AÑO ANOMALÍSTICO NUEVO!


Las imágenes del Sol son de NASA/SDO.

Compartir:

2 comentarios:

  1. Desde hace 4 años que vengo celebrando el año anomalístico gracias a este blog. Gracias por todo y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien. No hay nada mejor que celebrar.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...