sábado, 20 de enero de 2018

Orgullo estelar

Acerca del Sol existe otra concepción tan difundida y arraigada como equivocada. Es la idea de que el Sol es una estrella típica, ordinaria, incluso pequeña. Hemos visto estas comparaciones de tamaños estelares, por ejemplo:


Se trata de una postura innecesariamente exagerada del Principio Copernicano: que nuestra posición en el universo no es privilegiada. Lo han dicho divulgadores famosos y claro, la gente lo repite:
Carl Sagan (Cosmos, 1980): "El Sol es una estrella ordinaria, incluso mediocre."
Stephen Hawking (Breve Historia del Tiempo, 1995): "La Tierra es un planeta de tamaño medio que gira alrededor de una estrella corriente en los suburbios exteriores de una galaxia espiral ordinaria."
En realidad, nuestro Sol es una estrella bastante excepcional. A pesar de lo que sugieren estas ilustraciones, la inmensa mayoría de las estrellas de la galaxia son más chicas que el Sol. Los astrónomos clasifican las estrellas en siete clases principales: O, B, A, F, G, K y M. ("Oh, Bueno. Al Final Gasté KilóMetros" es como lo aprendí en un libro de Gamow; en inglés dicen: "Oh, Be A Fine Girl, Kiss Me"). Las estrellas de la "secuencia principal", que es donde las estrellas pasan el 90% de su vida, son como se ve en esta imagen, de distintos colores y tamaños.


El Sol es una estrella de tipo G. Si bien las estrellas O, B, A y F (además de las gigantes y supergigantes rojas, fuera de la secuencia principal), son más grandes que las G, es un error concluir que el Sol es una estrella chica, ¡porque la gran mayoría de las estrellas de la galaxia son de clase M!


Más o menos el 75% de todas las estrellas ("de la secuencia principal", hay que agregar, pero es un detalle) son de clase M, y un 12% son de clase K. Apenas un 5% de todas las estrellas son más grandes y brillantes que el Sol. Si un gigante intergaláctico extendiera su mano para tomar estrellas al azar, 95 veces de cada 100 agarraría una estrella más chica que el Sol. Dicho de otro modo:

El Sol es más grande y brillante que el 95% de las estrellas de la galaxia.

Claro: las estrellas de los tipos O, B y A son muy grandes y brillantes, y son la mayoría de las que vemos a simple vista en el cielo nocturno. Volveremos a hablar sobre estos temas, sobre la condición excepcional del Sol, sobre las estrellas más brillantes, y tal vez sobre la secuencia principal también, qué embromar.

Compartir:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...