sábado, 16 de julio de 2011

Amanecer en Vesta

Dentro de pocas horas (tal vez hace pocas horas, según cuándo estén leyendo esto), la sonda robótica Dawn entrará en órbita del asteroide Vesta. Vesta es el segundo asteroide más grande del enjambre que puebla más o menos la región entre las órbitas de Marte y de Júpiter. Si bien unos cuantos asteroides chicos han sido visitados por robots de la Tierra ninguno de los grandes ha sido visto de cerca. Visitar los asteroides es interesantísimo. Son verdaderos fósiles del sistema solar primitivo: los bloques a partir de los cuales se formaron los planetas como la Tierra. De manera que durante las últimas semanas, mientras Dawn ("Amanecer") se fue aproximando a Vesta impulsada por su futurista motor iónico, los aficionados de todo el mundo hemos estado expectantes. La imagen de aquí al lado muestra a Vesta desde 41 mil kilómetros de distancia, fotografiado por una cámara de navegación el 9 de julio pasado. Vemos una "enorme" montaña (a la derecha del centro), y al Principito preocupado por si se trata de un volcán que necesita ser deshollinado.

Hay que decir que también hemos rezongado porque las imágenes de Vesta van apareciendo por cuentagotas, a diferencia de otras misiones. Es cierto que son fotos tomadas con una cámara de navegación, de poca resolución y calidad. Tal vez los responsables no quieren pasar vergüenza ante el público, ya bien acostumbrado a imágenes espectaculares de otros mundos. Aquí vemos una cruda peliculita con las magras 6 imágenes provistas desde el 3 de mayo (a 1,2 millones de kilómetros) hasta la del 9 de julio. La segunda imagen de la secuencia, del 14 de junio, es comparable a las mejores fotos tomadas con el telescopio espacial Hubble. En todo caso, en unmannedspaceflight un batallón de aficionados les ha sacado el jugo mucho mejor que yo. Cuando Dawn despliegue todo su instrumental quedaremos boquiabiertos.

Dawn permanecerá en órbita de Vesta durante un año, para luego seguir viaje en dirección a Ceres, el mayor de los asteroides. Para poner en perspectiva el tamaño de Vesta (ya que mi montaje del Principito es engañoso), basta considerar el famoso póster preparado por Emily Lakdawalla, que vemos aquí al lado (el blog de Emily es buenísimo). Se muestran a escala todos los asteroides y núcleos de cometas visitados o fotografiados de pasada. (Definitivamente vale la pena clickearla para abrir en otra pestaña la enorme imagen.) El más grande es Lutetia, que fue apenas fotografiado de pasada. Algunos más pequeños fueron explorados exhaustivamente. Es el caso de Eros (buscarlo a la izquierda y en la mitad) donde estacionó la sonda NEAR/Schoemaker, y de Itokawa (de apenas 500 metros de punta a punta, a la derecha de Eros) de donde Hayabusa trajo pequeñas muestras a la Tierra. Superpuesto a un gran cráter en Mathilde (abajo a la izquierda) puse un mapa de la Ciudad de Buenos Aires a escala.

Bueno, comparados con estos, Vesta es ENORME. Acá está montado el póster de Emily a escala sobre la foto de Vesta. ¡Lutetia es del tamaño de la montaña! Vesta es definitivamente muy interesante. ¿Ven esos enormes surcos y acantilados? Se parecen un poco a los de Miranda, el satélite de Urano. ¿Qué procesos los crearon? ¿Fue el mismo impacto que produjo el gran cráter con su montaña central? ¿Hay cosas que parecen flujos de lava y pequeños mares? ¿Todos estos cataclismos son testigos de los agitados tiempos de cuando el sistema solar era joven?  Se viene un año muy interesante para la exploración planetaria. Y después ¡a Ceres!

Quienes quieran ver a Vesta con sus propios ojos (no es difícil con binoculares, magnitud 6,6) pueden aprovechar el mapita de localización de Neptuno de la semana pasada. Vesta está en Capricornio, arriba de Neptuno. Se mueve rápido de noche a noche.


¡Update del 18 de julio! Hoy el equipo de Dawn difundió una imagen de Vesta tomada el día 15 de julio, a 16000 km de distancia, mientras la sonda entraba en órbita del asteroide. Es todavía una foto tomada con la cámara de navegación (con un ligero retoque mío). ¡Está buenísima! La foto está tomada, me parece, casi directamente sobre el polo sur de Vesta. Vemos un gigantesco cráter cuyo borde casi coincide con el "horizonte" (lo marqué en amarillo en la imagen de abajo). Tiene bordes sumamente escarpados (marcados con flechas): arriba a la derecha, y abajo a la izquierda, casi en sombras, se ven acantilados de decenas de kilómetros de altura. La montaña central (marcada en rojo) es inmensa, es posible que sea más grande que cualquier montaña de la Tierra. Este cráter da cuenta de un pasado tormentoso. De hecho, parece que tenemos pedazos de Vesta en la Tierra, ya que numerosos meteoritos encontrados en el Sahara y en la Antártida tienen una composición química que corresponde a la de este asteroide. Estos fragmentos deben haberse desprendido cuando se formó este cráter, a raiz de un choque con otro asteroide, que casi comprometió la subsistencia del asteroide.


Las imágenes de Vesta son de Dawn/JPL/NASA. El montaje de asteroides es una creación de Emily Lakdawalla, basada en imágenes varias (acreditada al pie). La figura del Principito, en fin, todos somos dueños del Principito. El Principito no vive en Vesta sino en el asteroide B612, como conté en otra ocasión.

Compartir:

2 comentarios:

  1. Excelente tu blog! El otro día lo descubrí y me quedé un par de horas leyendo tus posts más viejos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la info! Cuando tenga más tiempo le pego una leída a todo el blog, es excelente

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...