sábado, 14 de diciembre de 2013

Lunas del Infierno

Todos los planetas de nuestro sistema solar han sido explorados de cerca por robots de la Tierra, así como muchas de sus lunas. También muchos asteroides, chicos medianos y grandes, y unos cuantos cometas. Tan sólo los lejanos cuerpos del cinturón de Kuiper, ese segundo cinturón de cuerpos menores que tiene el sistema solar más allá de la órbita de Neptuno, no han sido visitados. Sabemos, viéndolos de lejos, que tienen mucho hielo (de agua, de amoníaco, de anhídrido carbónico, de hidrocarburos), que algunos tienen tenues atmósferas, que son más parecidos a cometas que a asteroides. Pero no hemos visto a ninguno de cerca.

Esta situación va a cambiar en julio de 2015, cuando New Horizons visite (raudamente, hay que decir) el sistema de Plutón. Posiblemente, después de Plutón New Horizons será redirigido para visitar algún otro (u otros) de estos helados planetitas. Mientras tanto, en un esfuerzo por planificar el paso por Plutón de la mejor manera posible, los astrónomos lo han escudriñado sin pausa y han descubierto una cantidad de lunas adicionales, que hace poco han recibido nombres propios.

Desde 1978 sabemos que Plutón tiene una luna enorme, casi tan grande como él. Para acompañar al dios del inframundo se le dio el nombre de Caronte. Caronte es el barquero mitológico encargado de llevar las sombras de los difuntos a su morada final, al otro lado de los ríos infernales. La foto del descubrimiento de Caronte aparece aquí al lado: era apenas un bulto que aparecía (imagen de la izquierda, notar el bulto) y desaparecía (imagen de la derecha) periódicamente en las fotos de Plutón.

En julio de este año, encontrándose todavía a 880 millones de kilómetros de su destino, la cámara de New Horizons pudo sacar una foto mucho mejor que ésa, en la cual distinguimos claramente a Caronte como un objeto distinto y separado de Plutón. La cámara de New Horizons tiene una apertura de 20 cm, como mi telescopio. El telescopio del descubrimiento de Caronte era de un metro y medio. Pero claro, observar desde el fondo de la atmósfera terrestre no es lo mismo que desde el vacío del espacio interplanetario.

El Telescopio Espacial Hubble distingue perfectamente a las lunas de Plutón. En 2012 se descubrió la quinta en esta imagen. Es la que aparece señalada por un circulito celeste. Las lunas de Plutón han recibido unos nombres buenísimos, todos relacionados con el mito del Hades y el inframundo, como Caronte. En 2005 fueron descubiertas Nix e Hydra. Nix es la diosa de las tinieblas y madre de Caronte. En realidad habría que escribirlo Nyx, con y griega, pero el nombre Nyx ya estaba usado en un asteroide. Hydra es el monstruo infernal de nueve cabezas que combatió con Heracles en uno de sus famosos Trabajos. Dicen que las nueve cabezas hacen referencia al estatus de Plutón como noveno planeta, del que disfrutó durante 9 décadas. Ambas miden unos 50 km de diámetro.

En 2011 fue descubierta la cuarta luna, Kerberos, o Cerbero como decimos en castellano. Cerbero es el perro monstruoso de tres cabezas que guarda las puertas del inframundo. Finalmente se descubrió un quinto satélite, que recibió el nombre de Styx, Estigia, la diosa de los ríos que limitan el Hades, y tal vez uno de esos ríos. Los nombres de estas dos últimas fueron elegidos este año, 2013, mediante una encuesta mundial abierta. William Shatner, el Capián Kirk de Viaje a las Estrellas, propuso Vulcano (un sobrino de Plutón, dios de los fuegos volcánicos) y Romulus (del mito romano).
Ambos nombres son planetas de la (más moderna que la griega) mitología de Star Trek. Mr Spock, lógicamente, estuvo de acuerdo.
Romulus fue descartado, porque no era un nombre infernal. Pero Vulcano salió primero en la elección de la encuesta, con Cerberus segundo y Styx tercera. La unión Astronómica Internacional, sin embargo, rechazó también a Vulcano por estar ya asociado a un planeta que finalmente no existió, interior a la órbita de Mercurio. Una razón de poco peso, debo decir. Cerberus ya estaba usado en un asteroide, pero se le helenizó la grafía a Kerberos y quedó. Lo mismo con Styx, que estaba disponible. Trekkies frustrados.

El vecindario de Plutón resultó estar mucho más poblado que lo que imaginábamos cuando despegó New Horizons. Y yo no descarto que la propia sonda descubra más satélites cuando llegue a Plutón...


Las imágenes son de NASA (dominio público). 



Compartir:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...