sábado, 25 de octubre de 2014

El cielo al revés

Sueño el Sur,
inmensa luna, cielo al revés,
busco el Sur,
el tiempo abierto, y su después.
Así dice el tango Vuelvo al Sur, de Piazzolla y Solanas. La primera vez que uno visita el hemisferio opuesto al que nació el "cielo al revés" es fuente de permanente confusión. Y no me refiero a que las constelaciones aparezcan invertidas. No. Hay algo mucho más chocante: ¡el recorrido del Sol en el cielo es al revés!

El movimiento diurno del Sol es algo tan constante que lo tenemos grabado en el subconciente. Visto desde cualquier latitud mediana del hemisferio sur el camino del Sol es así, de derecha a izquierda:



El Sol sale por el Este (si bien no exactamente por el Este), recorre el cielo por el lado norte, y se pone por el Oeste. En invierno más bajito, en verano más alto. En épocas anteriores al GPS, cuando visitábamos una ciudad y en la Oficina de Turismo nos daban un mapita para orientarnos, la posición del Sol en el cielo nos servía para saber si teníamos que doblar a la derecha o a la izquierda para ir a la plaza. Sí, aunque no nos diéramos cuenta lo hacíamos de manera inconsciente.

Pero en el hemisferio norte... Ah, en el hemisferio norte, ¡el recorrido del Sol en el cielo es al revés! Sale también por el horizonte del Este, por supuesto. Pero viaja por el lado sur del cielo, así que el recorrido es de izquierda a derecha cuando uno enfrenta el Sol del mediodía. Es así:



Aún sabiendo todo esto, para mí siempre fue fuente de desorientación y más de una vez me equivoqué al tratar de llegar a algún lado siguiendo un mapa en el hemisferio norte.

El recorrido de izquierda a derecha del Sol boreal hace que la sombra de un palo clavado en el suelo se mueva de derecha a izquierda a lo largo del día. Es decir, en el sentido de las agujas del reloj. Precisamente, las agujas del reloj se mueven como lo hacen porque los relojes de agujas fueron inventados en el hemisferio norte.

En el hemisferio sur la sombra de un reloj de Sol se mueve en sentido antihorario. Existen relojes simpáticos que, como el globo terráqueo de Mafalda, pretenden enderezar esta asimetría. El que aparece en la imagen animada de aquí al lado es uno que compré en Uruguay. Aunque lo tengo desde hace años, debo decir que es bastante difícil saber la hora mirándolo fugazmente. Hay que esforzarse, cosa que con un reloj tradicional no es necesario hacer. A veces se hace ésto como un desafío: el reloj del frente de la Legislatura de Bolivia gira en sentido antihorario desde hace algunos meses. No me parece mal: hace pensar, y pensar en cómo funciona el mundo nunca está de más.


Los videos del movimiento del Sol están hechos con Stellarium. El paisaje que se ve en el del hemisferio sur es el Valle de los Perdidos en el Challhuaco, cerquita de Bariloche. 

Compartir:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...