sábado, 1 de abril de 2017

Explota, explota, expló

El 17 de marzo me llegó el boletín de la revista Astronomy con una interesante noticia: había una supernova explotando en una galaxia cercana. En la nota se mencionaba este tweet de Rachael Beaton, con una foto de referencia sin la supernova y una foto suya con.

Las supernovas son explosiones estelares descomunales, que pueden verse aunque ocurran del otro lado del universo. Hoy en día los telescopios robot descubren decenas de supernovas por día. Pero son todas tan lejanas que la aparición de una en una galaxia cercana, al alcance de la observación de un aficionado, es una rareza. Ésta estaba en NGC 5643, una galaxia espiral muy parecida a la Vía Láctea, mirá qué linda y nunca la fotografié. ¿Dónde queda? No tenía idea. Stellarium al rescate: ¡estaba en Lupus! Lupus es una constelación austral, pegada a Centauro, así que la tendría a la vista desde el balcón buena parte de la noche.


Pude hacerlo en la noche del 21. Estaba seguro de que la supernova se vería perfecta en fotos inclusive desde la ciudad. Lo más difícil sería encontrar la galaxia, espiral vista de frente y de magnitud 13.6, porque se perdería en el resplandor del cielo urbano. Pero me tomé tiempo para alinear bien el telescopio y calibrar los círculos graduados, y la encontré clarita en el borde del cuadro de la primera foto que hice (abarcando un grado de ancho). Clarita para el ojo entrenado, eso sí, porque apenas se distinguía el núcleo en el cielo naranja. Sólo fue cuestión de centrarla y esperar un rato a que subiera un poco. Incluso en esa foto de prueba noté que la supernova estaba ya bastante más brillante que en la de Rachael.

Hice 10 exposiciones de 4 minutos cada una, calibradas con darks. Acá está el resultado, con la magnitud estimada por comparación con otras estrellas del campo. Luz de hace 55 millones de años, fijate un poco:


Cabe aclarar que TODAS las otras estrellas individuales que se ven en la imagen son estrellas de la Vía Láctea, que están miles de millones de veces más cerca que NGC 5643 y la supernova. Y que la galaxia misma está formada por centenares de miles de millones de estrellas individuales, que no llegan a distinguirse como tales excepto una: la que está explotando, que brilla ella solita más intensamente que el núcleo entero de su galaxia. Guau.

Según las estadísticas del sitio Bright Supernova (les mandé mi foto en seguida), en los últimos 18 meses se descubrieron:

11640 supernovas.
Sólo 274 de ellas en galaxias del catálogo NGC/IC ("cercanas").
Apenas TRES más brillantes que magnitud 13.

Además de su rareza, hay unas cuantas cosas interesantes para contar sobre esta supernova, pero las contaré otro día. Mientras tanto, la explosión recién en estos días está alcanzando su máximo brillo. A magnitud 11 y pico está al alcance de cualquier telescopio mediano inclusive desde una ciudad. No se la pierdan.

¡Ampliaremos!

Compartir:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...