jueves, 4 de noviembre de 2010

Cometita


Hace apenas una hora un robot de la Tierra, la sonda espacial EPOXI (née Deep Impact) sobrevoló el cometa Hartley 2 a la pasmosa distancia de apenas 700 km. La NASA lo transmitió en vivo por la Web. Estuvo buenísimo, fue muy emocionante ver a todo el equipo festejando. De inmediato se vieron las primeras imágenes. El cometa tiene un núcleo pequeño (comparado con otros cometas que conocemos), de apenas 1 km y medio de largo. Emily Lakdawalla inmediatamente subió esta imagen capturada del canal en vivo a su álbum. El cometa tiene forma de maní, o de hueso de juguete de perro. Se ven los chorros de vapor y polvo saliendo de la superficie, apuntando hacia el Sol (que está a la derecha de la foto) y hacia otras direcciones. Esta es una de las fotos de más resolución, pero habrá más en las próximas horas. Es muy impresionante. Sí, se ven cosas raras: los extremos parecen pilas de escombros y rocas grandes sueltas, y el "cuello" se ve suave, como si fuera arena (?). Es posible que el núcleo sea binario, con dos partes más bien duras en contacto, y con el cuello relleno de material más fino. ¿Cómo será el campo gravitatorio de un cuerpo así? Tal vez el cuello es "plano" en un sentido hidrodinámico, con su superficie coincidiendo con un equipotencial. En unas horas habrá imágenes de mayor resolución.

Sabemos bastante poco de los cometas, a pesar de que varios núcleos han sido visitados por sondas automáticas. Y la mayor parte de lo que sabemos lo han suministrado estas visitas fugaces. En el cielo de la Tierra se ven hermosos. Todos los que lo vimos recordaremos siempre el extraordinario cometa McNaught, que nos deslumbró a principios de 2007. Miren esta foto con el cometa sobre Bariloche y la cordillera. En el cielo se ven deslumbrantes, por el brillo de sus colas de polvo y gas iluminadas por el sol. Pero sus núcleos duros son negros, negros como el carbón, negros como el tóner de la fotocopiadora. Están hechos de hielo (de agua, de amoníaco, de CO2...) pero cubiertos de una cáscara calcinada en los primeros tiempos del sistema solar, cuando el Sol era joven y energético...

No podía esperar hasta el sábado para contarlo.

Compartir:

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Extraordinaria noticia, Guillermo. "Al pie del cañón". Gracias por informar. Y pensar que en otra época los cometas causaban pánico vistos desde la tierra, ahora causan fascinación vistos desde las sondas espaciales.

    ResponderEliminar
  3. Una imagen sorprendente.
    Cabría esperar que en el centro del "cuello" y en su superficie más próxima, si los dos lóbulos de materia densa tienen masas aproximadamente equivalentes, el campo gravitatorio tienda a cero. De modo que ninguna roca de mayor tamaño que los granos de arena o motas de polvo podrían permanecer en esa zona por mucho tiempo, pues de inmediato sería atraída por uno de los lóbulos y el rozamiento con el material más fino no podría detener su movimiento. Pero este movimiento se detendría, justamente, si la roca fuese de dimensiones minúsculas.

    Bueno, esto lo dije sin haber hecho todavía ningún cálculo; de modo que es altamente probable que tenga errores.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...