sábado, 11 de mayo de 2013

Peculiar

He aquí Centaurus A, también conocida como NGC 5128. Una de las galaxias más brillantes del cielo, una de las joyitas del cielo austral. Los astrónomos clasifican a esta galaxia como "peculiar". Esta foto, que tomamos el mes pasado desde el Observatorio Cerrito Amarillo, no deja lugar a dudas: es peculiar.


Por un lado, Centaurus A (Cen A, para los iniciados) tiene una forma elipsoidal y suave, característica de las galaxias elípticas. Pero por otro lado tiene esa tremenda herida abierta que la cruza por completo. En medio y en el borde de la masa de polvo oscuro y frío vemos grandes cúmulos de estrellas nuevas, azules y brillantes. Así la ve el Telescopio Espacial Hubble (no comparen con la mía, las comparaciones son siempre odiosas). Esto es característico de las galaxias espirales, cuyo disco polvoriento aloja la formación de nuevas estrellas. ¿Qué está pasando aquí?

Todo parece indicar que Cen A "se comió" a otra galaxia, probablemente una espiral o irregular, cuyo disco con rastros de espiral retorcida todavía podemos ver en imágenes infrarrojas, como ésta tomada por el telescopio espacial Spitzer. El halo elíptico de estrellas viejas es prácticamente invisible en esta longitud de onda. El evento parece haber tenido lugar hace unos 300 millones de años, mientras por acá disfrutábamos de los calorcitos del período Carbonífero.

Cen A es una galaxia extraordinaria desde muchos puntos de vista, y su relativa proximidad (12.4 millones de años luz) hace que sea uno de los objetos favoritos de los astrónomos, quienes la han escudriñado en todas las longitudes de onda. La designación "Centaurus A" se refiere a su rol como intensa fuente de ondas de radio. De hecho, es el objeto más intenso en ondas de radio fuera de la Vía Láctea. Los radiotelescopios muestran que esta radiación viene de dos chorros de materia moviéndose casi a la velocidad de la luz, que surgen simétricos del centro de la galaxia en direcciones opuestas, y que se extienden y retuercen por cientos de miles de años luz interactuando con el gas intergaláctico. La parte visible de la galaxia, la que se ve en mi foto, es algo menor que una Luna en el cielo. Así se vería Cen A si pudiéramos ver las ondas de radio. Es un montaje hecho por el observatorio del CSIRO en Australia, cuyas antenas figuran en primer plano. Los puntitos que se ven en el cielo no son estrellas, son también fuentes de radio. El objeto brillante es la Luna llena. El fantasma rosado es el resplandor de Centaurus A. Necesitaríamos ojos más bien grandes para verla así, pero es lindo imaginarlo, ¿no?

En el centro de Centaurus A hay también un monstruoso agujero negro, aún más grande que el que vive en el centro de la Vía Láctea y que comentamos hace poco. Y, a diferencia del nuestro, que es más bien mansito, este dragón todavía está digiriendo su cena (cen-a, je je), lo que ocasiona los chorros relativistas y los fuegos artificiales que vemos en rayos X y radio. Es lo que se llama un núcleo galáctico activo. Nuestros colegas del Observatorio Auger, en Mendoza, han detectado que unos cuantos de los raros rayos cósmicos de ultra alta energía que nos llegan parecen provenir de allí. Es el comienzo de una astronomía de partículas subatómicas.

Hay mil cosas interesantes para contar sobre esta galaxia. Pueden googlearla y leer sobre ella hasta el cansancio. Pero mejor es salir y verla, y ésta es la mejor época. Centaurus A es MUY fácil de observar con cualquier instrumento. Está en la constelación del Centauro, por si a alguno le quedaban dudas. Si saben encontrar los Punteros de la Cruz, de allí es fácil llegar al cúmulo globular Omega Centauri (otra vista imperdible, sobre todo en telescopios medianos). Centaurus A está 4 grados casi exactamente al norte de Omega Centauri. Ojo, al norte en el cielo, que puede ser arriba, abajo, a la izquierda o a la derecha, según la época del año y la hora de la noche. Usen el mapa. 4 grados es más o menos el campo visual de unos binoculares 10x50, así que es fácil llegar desde ω Cen. Cuanto más oscuro esté el cielo, mejor. ¿Pueden distinguir la franja oscura? Cuenten.


Créditos: La foto del telescopio Hubble es de la NASA/ESA/STScI. La imagen infrarroja es de NASA/JPL-Caltech/J.Keene/Spitzer. El montaje de la imagen de radio es de I. Feain, T. Cornwell & R. Ekers (CSIRO/ATNF) / R. Morganti (ASTRON) / N. Junkes (MPIfR) / Shaun Amy (CSIRO). La del comienzo de la nota es mía, la tomé con la invaluable colaboración del Fresco. El mapa está hacho con Stellarium.

Compartir:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...