sábado, 23 de julio de 2016

Declaración jurada

La Internet es una fuente inagotable de detalles curiosos de historias conocidas. Como estamos en el aniversario del regreso a la Tierra del Apollo 11 comparto la siguiente, que se agrega a la historia de las estrellas de navegación, a la del arte en la Luna y a la del primer telescopio espacial.

Edwin Aldrin subió a Twitter esta declaración de viáticos, que habrá encontrado haciendo limpieza de su escritorio. En ella el astronauta pide, y se le reconoce, el reembolso de $33.31 (219 dólares de hoy en día). No sé si las habrán hecho siempre, o si las siguen haciendo, pero parece completamente razonable. El formulario, como en cualquier declaración de un viaje de trabajo, detalla el itinerario: de su casa en Houston a Cabo Kennedy, luego a la Luna, el Océano Pacífico, Hawaii, y regreso a Houston. Inusual, ¿no?

Uno podría decir ¡qué poquito! Hasta los viáticos de los proyectos de investigación del CONICET, si bien rara vez alcanzan para el hotel, son un poco más generosos. Todo se aclara en la segunda hoja del formulario: los 33 dólares corresponden a haber usado su propio auto (POV) para manejar 8 millas hasta la base de la Fuerza Aérea. A partir de allí el transporte fue provisto por el Gobierno: un avión gubernamental, una nave espacial ídem, un portaaviones de la Marina, un avión de la Fuerza Aérea, y un vehículo gubernamental hasta su residencia; qué gesto tan amable dejarlo en la puerta de casa después de semejante viaje.

También dice que comidas y alojamiento fueron provistos por el Gobierno, así que no tuvo que llevarse sanguchitos. Finalmente, dice que usó su propio auto 100 millas en los alrededores de Cabo Kennedy (¿tenía un auto en Cabo Kennedy?). La suma de los dos autos, más algo que no entiendo (agregado a mano, ¿dos comidas a $2.25 cada una?) le dan $33.31 a su favor, pagaderos en un cheque. Cling, caja.

La burocracia no terminó ahí. Aldrin también encontró esta declaración de aduana presentada en Honolulu, por ingresar al país objetos extranjeros: muestras de rocas y polvo lunar, según manifiesto adjunto. firmado por él, Neil Armstrong y Michael Collins el 24 de julio al desembarcar en Hawaii. El formulario incluye una declaración de buena salud: ningún enfermo, y condición potencialmente infecciosa "a determinar" (los tres pasaron ¡21 días! en cuarentena, hasta asegurarse).

En la nota sobre las estrellas de navegación del Apollo, que recuerdan los nombres de los astronautas del Apollo 1 fallecidos en un incendio en 1967, puse una foto de Neil Armstrong tomada por Aldrin que me encanta, donde se lo ve feliz al terminar la actividad fuera del módulo lunar. Buzz aparece en ésta, que es otra de mis fotos favoritas del Apollo 11, tomada por Neil poco antes de descender en la Luna:



Los scans de los documentos están en este tweet de Buzz Aldrin. La foto de Aldrin está en el rollo 36/N de las Hasseblad, hoy todas accesibles en Flickr.

Compartir:

6 comentarios:

  1. Muy buenos tus artículos, Guillermo.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. ayer ví en Netlix (es un estreno de mayo de este año): "The last man on the moon", un documental sobre el último hombre que pisó la luna (el 12, de la última misión Apolo, la 17), por si le interesa. Lo sigo siempre y lo leo con placer, aunque rara vez le escriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rodolfo. Buscaré el video, debe estar bueno. Hay una autobiografía de Gene Cernan con ese título, debe estar basado en ella. Yo le recomiendo Falling to Earth, la autobiografía de Al Worden, del Apollo 15, excelente.

      Eliminar
  3. Emocionante... Qué genial pasar unos viáticos que incluyan el destino "Luna". Además, me encantaron las fotos de Aldrin y Armstrong (del post linkeado). ¿Cuándo será el regreso tripulado a la Luna????

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...