sábado, 12 de enero de 2019

La quietud del Sol

El Sol está en su mínimo de actividad. Esto no tiene ninguna relación con el hecho de que esta semana nevó en Bariloche (en el resto del hemisferio sur raja la tierra con furia estival) ni con su posición más cercana del año (el perihelio, el 3 de enero pasado). A través de un telescopio solar lo veíamos así el último día del año, liso, sin manchas solares. El Sol terminó el 2018 acumulando 221 días sin manchas. Todo indica que el 2019 será similar, con alrededor del 60% de los días sin manchas visibles, y que será un mínimo muy profundo, similar al anterior.


Cuando no hay manchas, cuando el Sol está en su mínimo de actividad, el campo magnético solar se extiende suavecito en el espacio, sin intrincadas turbulencias responsables de las violentas erupciones y emisiones de materia típicas de los máximos de actividad. El campo magnético "peina" la tenue atmósfera solar, llamada corona, que se ve muy distinta durante los mínimos que durante los máximos. Durante el eclipse solar total del próximo 2 de julio, por lo tanto, veremos la corona solar formando dos alas a uno y otro lado del Sol. No muy distintas que las que se vieron en el Gran Eclipse Americano del 2017.

Cuando no hay grandes erupciones en el Sol, el viento solar se origina principalmente en los agujeros que se forman en la corona. Precisamente cuando descargué la imagen del Sol sin manchas, el 31 de diciembre, teníamos uno apuntando hacia nosotros. Podemos verlo en la imagen de aquí abajo, en el ultravioleta lejano (193 Å, 1 millón de K). El viento surgiendo de este agujero llegó a la Tierra el 4 de enero. ¿Alguien vio las auroras? En la galería de Spaceweather siempre hay lindas fotos casi en tiempo real.


El ciclo de actividad solar dura 11 años*, así que volveremos a estar en máximo recién en 2024 más o menos, cuando no pasará un solo día sin manchas. O no: tal vez nos encaminemos hacia un nuevo mínimo de Maunder y su "pequeña Era del Hielo". No entendemos del todo el ciclo de actividad del Sol. Pero la Tierra vive dentro de su atmósfera radiactiva, y por lo tanto es muy importante conocer su dinámica. Afecta principalmente los vuelos espaciales, tanto a la electrónica como a los astronautas y las órbitas de los satélites, pero también a la atmósfera terrestre, las comunicaciones, las redes eléctricas, los oleoductos, la aviación y tal vez ciertos patrones locales de clima.


* El Sol invierte la polaridad de su campo magnético cada 11 años, así que el período completo es el doble, 22 años.

La foto que muestra la corona durante un mínimo y un máximo es de NCAR's High Altitude Observatory and Rhodes College. Las imágenes del Sol el 31/12/2018 son del Solar Dynamics Observatory.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...