sábado, 14 de diciembre de 2019

Not cool

Burn the land and boil the sea,
You can't take the sky from me.
Joss Whedon, Firefly

La semana pasada mucha gente en Bariloche se sorprendió al verlos. Y algunos días antes la astrónoma Clara Martínez-Vázquez twitteó su desazón cuando el tren de satélites artificiales Starlink cruzó sobre el Observatorio Cerro Tololo, comprometiendo el funcionamiento del instrumento Dark Energy Survey.


Minutos después su colega Cliff Johnson posteó una imagen de muestra: los 520 megapíxels de la DECam plagados por las rayas de los satélites.


Pocos días después, la Global Meteor Network mostró esta imagen, en la que se ven estrellas (los arcos "horizontales", meteoros (los trazos cortitos) y los satélites de Starlink arruinando todo:


Starlink es una constelación de satélites para proveer internet satelital. El tren que afectó estas observaciones es el segundo que se lanza. Formados por 60 satélites cada uno, se ven muy simpáticos cuando están a punto de ser soltados en órbita:


Se lanzarán 60 nuevos cada dos semanas, hasta totalizar una constelación de 12000 a mediados de la década, con una posible extensión a 42000. Así que esto recién empieza. Starlink es una empresa de SpaceX, una de las innovadoras compañías de Elon Musk. La verdad que Musk despierta sentimientos encontrados: por un lado hace esos fantásticos cohetes reutilizables, mientras desarrolla una nave interplanetaria que va a llevar gente a Marte, y vende los lindos autos eléctricos Tesla. Y por otro lado hace esto.

De todos modos, no hay que agarrárselas con Musk (que promete hacerlos menos reflectantes). Si no lo hace SpaceX, algún otro lo hará. De hecho, seguramente otros lo harán además de SpaceX. Es inevitable. Es una más de las maneras que hemos encontrado de arruinar nuestro medio ambiente. Es el siglo XXI. Veremos qué hacen los millenials.


1 comentario:

  1. Vengo siguiendo el tema en diferentes podcast que hacen en España.
    Los que se pueden poner contentos son los que visiten el Uritorco, van a tener mucho más con qué sugestionarse.

    Abrazos!

    ResponderEliminar