sábado, 23 de octubre de 2010

OVNIS

¿Por qué los astrónomos no avistan OVNIs? Más específicamente: ¿por que los astrónomos aficionados no avistamos OVNIs? Después de todo, pasamos más tiempo mirando el cielo que el común de los mortales. Mirando y fotografiando. De noche y de día. Y observando con atención. Entonces ¿por qué?


Hace poco Phil Plait, uno de mis blogueros favoritos, se preguntaba esto, y me hizo recordar algo que ocurrió hace algunos años, al final de una noche de observación en el Balseiro. Sirve para mostrar que vemos OVNIs, pero que rápidamente nos damos cuenta de qué son en realidad. Mi amigo el Fresco (no se llama Fresco, pero le decimos así, es una historia larga...) y yo estábamos por levantar el equipo, disfrutando un rato del cielo a ojo desnudo. Entonces vi algo raro: un triángulo negro, con una luz en cada vértice, desplazándose en el cielo, destacándose contra el fondo de estrellas.

Escalofrío.

De inmediato ocurrió esta conversación (aproximada, según mi recuerdo, pero que da una idea de la situación...):

Yo: Fresco, mirá eso.
Fresco: Oia.
Yo: ¿Ves un triángulo negro con tres luces desplazándose contra las estrellas?
Fresco: Mmm, seee... veo...
Ambos: ¡No! ¡Son tres satélites! ¡No hay ningún triángulo! ¡Pero parecía...! ¡Qué bárbaro! ¡Increíble!

En esta peliculita he tratado de reproducir lo que vi. Lo que parecía ser un triángulo azabache (a la izquierda del centro al principio), más negro que el cielo negro, no era tal cosa. Era puramente una ilusión óptica, tal vez similar a ésta. No era una nave interplanetaria volviéndose transparente. Simplemente mi cerebro vio un triángulo negro donde no lo había. Eran solo tres lucecitas chiquitas como estrellas (los vértices del triángulo) tres satélites artificiales volando en formación. En menos tiempo que el que se tarda en contarlo, el "triángulo" pasó frente a una estrella (una estrella verdadera) que, al brillar sin impedimento a través del "triángulo", fue suficiente para que mi cerebro hiciera ¡snap! y pasara de la ilusión a la realidad, y el OVNI hiciera ¡puf! desvaneciéndose en la nada. (Repito que la película no es una filmación, eh, sino una reconstrucción realista hecha con un editor de imágenes!)

El Fresco y yo nunca habíamos visto nada por el estilo, ni sabíamos de la existencia de satélites que volaran en formación compacta. Por eso la experiencia nos tomó por sorpresa, y tardamos un poco en interpretar lo que estábamos viendo. Al final, resultó que era una constelación de tres satélites NOSS, un sistema de satélites super sekretos que espían los mares del mundo. Hay un video acá donde los confunden con un UFO (pero no transmite la sorpresa de verlos por primera vez bajo un cielo oscuro, en medio de los yuyos y rodeados por las feroces liebres que pueblan los fondos del Centro Atómico Bariloche...).

La cuestión es que la inmensa mayoría de los avistamientos de OVNIs corresponden a fenómenos astronómicos o meteorológicos que cualquier astrónomo sabe reconocer. Es increíble, pero hay gente que confunde la luna con un OVNI. Sí, la LUNA. Hay inclusive un caso de estos registrado, porque la persona llamó a la policía para que investigaran. Les dijo que había un objeto misterioso, redondo y brillante, flotando detrás de los árboles, desde hacía un buen rato. El telefonista le dice que va a mandar a alguien a revisar. Después se escucha al telefonista hablar con el oficial, y éste le dice que es la luna! Acá están el audio y la transcripción. El final es genial: "Yeah, it's the moon. Over." Me mata.

Y lo mismo pasa con Venus, nubes lenticulares, aviones, globos, la Estación Espacial Internacional, manchas en las ventanas, barriletes (si están cerca de Rosario, no se pierdan esto de los barriletes, está buenísimo)...

Aquí hay un caso interesante, relatado por un astrónomo (pero no adelantaré nada porque tiene su suspenso). Acá están la parte 1, y la parte 2.

¡Y miren este caso reciente! Fíjense alrededor de los 30 segundos... ¡Es el planeta Júpiter! Júpiter y sus satélites galileanos. Al final de la nota la cronista dice que la FAA no detectó nada en el radar. Más vale... por más que Júpiter esté en oposición no lo van a detectar los radares de aviación... (El inefable Phil Plait descubrió este caso.)

¡Ver para no creer!

Compartir:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...