martes, 2 de marzo de 2010

Planeta Tierra

Se me pasó un aniversario simpático, que aquí rescato para calmar los ánimos de mis lectores ansiosos, mientras espero a tener más tiempo para escribir posts más largos (¡tengo un montón en borrador!). Aquí va.

En los confines del sistema solar hay un par de sondas espaciales llamadas Voyager I y II, que en los años '80 exploraron los planetas exteriores de manera memorable. Actualmente Voyager I es el objeto más lejano de la Tierra construido por el hombre, y sigue funcionando perfectamente muchos años después de haber completado su misión. Hace 20 años y unos días, el 14 de febrero de 1990, Voyager I recibió instrucciones para fotografiar la Tierra desde la inmensa distancia a la que se encontraba, buscando lograr una perspectiva única: la Tierra como un pequeño planeta en el cosmos. ¿Lo logró? Júzguenlo Uds. mismos. Aquí está la foto (click para agrandarla). ¿Ven a la Tierra?


Es una foto famosa, muchos deben haberla visto. Pero a mí no deja de impresionarme y emocionarme, y me sorprendió descubrir que acababa de cumplir 20 años, un lindo número redondo. El astrónomo Carl Sagan, quien sugirió que se la tomase, la bautizó Pale Blue Dot ('Punto Celeste'), porque la Tierra es ese puntito celeste que se ve en medio del rayo rosado que es extiende de arriba hacia abajo, a la derecha de la foto. Los rayos son casuales, reflejos internos de la luz del Sol en la cámara de Voyager I. Justo uno de ellos parece iluminar, y hasta sostener, a nuestro planeta.

Mírenla de nuevo. Es la Tierra. Es aquí. En ese punto celeste estamos todos nosotros. Y nuestras familias, nuestros antepasados. Todas nuestras civilizaciones. Nuestros logros, nuestro arte, nuestra ciencia. Nuestras guerras, nuestros odios, nuestras tragedias. Todas nuestras grandezas y nuestras miserias. Todo nuestro pasado —pero no todo nuestro futuro. Toda nuestra riqueza, nuestra tecnología, nuestros blogs, nuestra basura, nuestra comida. Todos los santos y los pecadores, las superpotencias y las villas miseria. Todo el ecosistema del que formamos parte. Nuestras ciudades, nuestros desiertos, nuestros mares. Todo, todo. Parece frágil, parece pequeño. No hay mucho más que agregar.

Si quieren leer las reflexiones de Sagan (es inevitable que yo las haya parafraseado hasta cierto punto, aun cuando las leí hace muchos años), están en la Wikipedia.

Por supuesto, en el punto celeste está este hermoso paisaje del Lago Nahuel Huapi, que fotografié el domingo desde el Cerro Goye. No me digan que este es un blog astronómico: ¡es una foto del planeta Tierra!

Compartir:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...