sábado, 21 de noviembre de 2020

Hay coronas y coronas

El eclipse solar total de julio de 2019, que cruzó la Argentina, se produjo en un año muy tranquilo de actividad solar: 281 días sin manchas solares. Toda la fase parcial del eclipse, mientras la silueta de la Luna fue avanzando sobre la fotósfera, vimos la superficie del Sol impoluta:

Pero esta tranquilidad se está acabando. El Sol está saliendo de su fase inactiva, y en las últimas semanas hemos visto los primeros grandes archipiélagos de manchas solares que delatan el despertar del nuevo ciclo de actividad, el ciclo 25. El 29 de octubre, probando un nuevo filtro solar para usar en el eclipse, pude ver este grupo de manchas, que se había formado el día anterior. 

El 11 de noviembre hice otra prueba, en la que salió este grupo:

La manchas solares son regiones donde el campo magnético solar es más intenso y enfría un poco la materia hirviente del Sol, que por esta razón se ve más oscura. Una visita a The Sun Now, en el Solar Dynamics Observatory, nos muestra los campos magnéticos asociados con las manchas del 11 de noviembre. Los colores indican polaridad, y podemos ver una parte roja (campo entrante) y una azul (campo saliente). En el ciclo actual vemos el rojo a la derecha (leading) y el azul a la izquierda (trailing, no sé cómo se dicen estas cosas en castellano).

Durante el máximo anterior (en 2015), una mancha parecida en la misma región del Sol se veía así, con los polos al revés que ahora (azul leading, rojo trailing):

Cada 11 años el Sol invierte su campo magnético, y las manchas solares cambian de polaridad, algo que se llama Ley de Hale. Once años más, y se vuelve a la situación inicial, formando un período completo de 22 años. En cada período hay dos máximos de cantidad de manchas, y dos mínimos. Este campo magnético solar es el que "peina" la corona solar, que es la inmensa atmósfera eléctrica del Sol, que sólo podemos ver durante los eclipses totales. La corona en 2019, en el mínimo de actividad solar del ciclo 24, se veía así:

Pero estas estructuras son dinámicas, así que lo que veremos el próximo 14 de diciembre, en el #GranEclipsePatagónico, será distinto: la corona cuando el Sol esté saliendo del mínimo. Esperemos que la aparición de esta corona señale el comienzo de la desaparición de la otra.


Las imágenes del campo magnético solar son de NASA/SDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario