sábado, 27 de enero de 2018

El Desorden de los Coluros

El Orden de los Anuros (del griego "sin cola") es uno de los grandes grupos de la Clase de los Anfibios, que incluye a las ranas y los sapos...

¡Uy! ¿Me equivoqué de blog? ¿Qué es esto de ranas y sapos? ¡Si entre tantas constelaciones de animales no hay ningún anfibio!

Tranquilo, estás en el lugar correcto, En el Cielo las Estrellas. No vamos a hablar del Orden de los Anuros sino del Desorden de los Coluros (en griego, "cola cortada"). Los coluros son líneas en el cielo. Tal vez las hayas visto en la tapa del número 14 de Si Muove, la excelente revista del Planetario de Buenos Aires.

Lamentablemente la ilustración estuvo a cargo de un artista gráfico sin mayor conocimiento de astronomía. Hay una mezcla de nombres en castellano, inglés y latín. Pero lo peor son las tres líneas de coordenadas celestes, que me llamaron la atención de inmediato. Primero noté esta parte (en gris así se lee mejor):


¿Por qué? Porque ahí vemos el ecuador celeste. Y cualquier astrónomo aficionado sabe que el ecuador pasa por las Tres Marías, no por Lupus. Las Tres Marías están en la ilustración, pero arriba a la derecha, muy lejos del ecuador dibujado.

Despues noté los coluros, que son menos conocidos. Son dos círculos perpendiculares al ecuador, análogos a los meridianos terrestres. El coluro equinoccial juega el mismo rol que el meridiano de Greenwich: marca el origen de la coordenada celeste que equivale a la longitud, llamada ascención recta. La ascención recta se mide en horas (en lugar de grados como la longitud), así que el coluro equinoccial es el de 0 horas y, del otro lado, 12 horas. Se llama equinoccial porque la ascención recta se mide desde el punto del equinoccio de marzo sobre el ecuador (llamado primer punto de Aries, que está en Piscis para confundir a los astrólogos). Del otro lado del cielo, el semicírculo de 12 horas de ascención recta completa el coluro, pasando por el punto del equinoccio de septiembre (en Virgo). Y como además de equinoccios la Tierra también tiene solsticios, tenemos un coluro solsticial a las 6 horas de ascención recta por un lado y 18 horas por el otro.

Como se ve en esta figura, y es fácil de entender al tratarse de "meridianos", los dos coluros se cortan en los polos celestes. Sin embargo, en la ilustración se cortan en... ¿Argo?

Esto. No. Es. Posible.

Preparé una serie de mapas de todo el cielo alineados con las coordenadas ecuatoriales celestes usando Cartes du Ciel. En la primera vemos algo similar a los familiares planisferios terrestres, con el ecuador horizontal a la mitad (blanco).


Los coluros son verticales en esta proyección, amarillo el equinoccial (0 horas de ascención recta en el medio, 12 horas en los dos extremos que hay que imaginar unidos), y celeste el solsticial. Los polos están arriba y abajo, por eso no vemos cruzarse los coluros. Si queremos ver cómo se cruzan podemos centrar la carta en el polo norte así:


Ahora vemos los coluros cruzarse en el polo norte celeste. Y en el polo sur se cruzan así:


Aquí podemos ver, por ejemplo, que el coluro equinoccial (amarillo) pasa muy cerca de la Cruz del Sur, mucho más cerca que lo que muestra la tapa de la revista, y además en una dirección completamente distinta.

En fin, vimos hace poco que la famosa revista Astronomy también ponía a veces ilustraciones equivocadas (aunque no en la tapa, debo decir). Y hace un par de semanas vimos tres casos de decisiones artísticas que se daban de cabeza contra la buena astronomía. Menos mal que existe En el Cielo las Estrellas para enderezar semejantes entuertos.


La ilustración de las coordenadas de la esfera celeste centrada en la Tierra es de Wikipedia, usuario Dna-webmaster, derivative work: Basilicofresco (msg) - AxialTiltObliquity.png, CC BY 3.0.

Compartir:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...