sábado, 24 de noviembre de 2018

El ABC del arcoíris

Todavía recuerdo muchos detalles de La Guerra del Fuego, aunque la vi hace más de 35 años. Así que cuando vi el anuncio de Alpha, una nueva película sobre el mundo humano hace 20 mil años, no me la iba a perder. Me gustó bastante poco. Entre las cosas que contribuyeron a que no me gustara se cuentan varios errores "científicos" elementales. Me ocuparé de los astronómicos en otro momento. Hoy mostraré esto, que me parece increible que se le pase a un cineasta o un director de fotografía, gente supuestamente entrenada en la observación cuidadosa. Es un arcoíris en una toma que podría haber sido muy linda:


¿Qué está mal en este arcoíris? Prácticamente todo. ¿El tipo que lo pintó nunca vio un arcoíris? Dejemos de lado que el fenómeno sólo se observa en la dirección opuesta al Sol. Es decir, los cazadores deberían estar iluminados. Supongamos que algo les hace sombra justo justo a ellos, en fin. ¿Qué más? ¡El segundo arcoíris está al revés! El arco externo debería tener los colores inversos al interno: rojo adentro, violeta afuera. Cualquiera que haya visto un arcoíris lo sabe. O si no, basta googlear "arcoíris" y hay millones de fotos. Pongamos una mía de una cascada:


Hay otra cosa: en un verdadero arcoíris el interior del arco interno es mucho más brillante que el exterior. De hecho, la zona más oscura es la franja entre los dos arcos, llamada banda de Alejandro, por un filósofo griego que la describió hace 18 siglos. El cineasta se ve que no leyó los clásicos. Ni miró nunca un arcoíris. Ni lo googleó. En fin, he aquí otro lindo de los míos, un arco inmenso, de los que sólo se ven cuando el Sol está muy cerca del horizonte. ¿Qué más se ve?


Se ve que en el borde interno del arco interior hay varios arquitos pegados, que repiten los colores. En éste se ven mejor estos arcos supernumerarios:


Insisto: estas cosas son elementales. No son rocket science. Lo puede ver cualquiera que mira un arcoíris. Si no podés fotografiarlo y querés pintarlo, pintalo bien.

Estoy seguro de que mis lectores conocen bien los arcoíris. Pero voy a terminar contando algo que no muchos saben: ¡la luz de los arcoíris está polarizada! Podemos verificarlo con un par de anteojos polarizados, así.

En el blog hay más notas de cineastas haraganes: los que hacen salir el Sol al revés, o pintan reflejos al revés, o dejan la luna quieta en el cielo noche tras noche. Uf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...